¿Sufres de estrés? Esta información te interesa

El sedentarismo, pasar varias horas frente a un computador, grandes cargas laborales, motivos personales e incluso físicos, están tomando fuerza dentro de las causas de incapacidad laboral, pues se ha disminuido la tranquilidad y el equilibrio  dando paso a un cuadro de estrés, que si no se maneja adecuadamente puede ocasionar varios problemas de salud.

 

Los hábitos relacionados con una vida saludable se pueden ver afectados sino se logra controlar el estrés, pues en algunos casos, la tensión, la falta de tiempo y las cargas laborales e incluso la ansiedad, incrementan conductas como fumar y comer en exceso, afectando de manera negativa la salud, además de los propios riesgos generados por esta reacción física, como afectación en el sistema cardiovascular, trastornos psicológicos, problemas en músculos y huesos, entre otros.

 

Entre los síntomas más frecuentes que experimentan las personas que sufren de estrés se encuentran:

  • Los psicológicos, relacionados con problemas emocionales.
  • Los Cognitivos y de comportamiento, los cuales traen consecuencias como poca concentración, problemas de memoria, irritabilidad, frustración y negativismo, entre ellos, el sentimiento continuo de que algo necesita hacerse y de que no se puede simplemente sentar y relajar.

 

A nivel físico se presentan síntomas más evidentes relacionados con el sistema digestivo, tales como gastritis y colon irritable; también se pueden generar problemas de tipo cutáneo como la dermatitis y pérdida de cabello. No obstante, los más frecuentes son la tensión muscular, los espasmos, dolor de cabeza, pérdida o aumento de peso y sueño variable.

 

Si está sufriendo de estrés para aprender a controlarlo y evitar que tu salud se vea afectada sigue estas recomendaciones

 

  • Duerme bien, de esta forma el cuerpo y la mente se relajan y recuperan energía.
  • Establece prioridades, no pretendas hacer todo al tiempo, pide ayuda si es necesario.
  • Realiza ejercicios de respiración para relajarte.
  • Realiza pausas activas en tu jornada laboral.
  • Aliméntate saludablemente.
  • Practica un poco de ejercicio.
  • Nunca te automediques,