¡Que no “senos” olvide hacernos el autoexamen!

Wednesday, October 24, 2018

Asmet Salud EPS, les recuerda a todas mujeres de 40 a 69 años de edad que deben visitar a su médico tratante cada año para que les realice el examen clínico de mama, asimismo desde los 50 y hasta los 69 años, deben tomarse la mamografía cada dos años. La vida de muchas mujeres depende de un adecuado autoexamen, un examen clínico detallado y una mamografía periódica, más aún cuando existen factores de riesgo asociados.

 

Las mamas están constituidas por ganglios, conductos, tejido conjuntivo, graso y tejido mamario, que contiene las glándulas encargadas de la producción de leche, durante el período de lactancia.

 

A nivel mundial, el cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer. Cada 30 segundos una mujer es diagnosticada con esta enfermedad en el mundo y cada 14 minutos una muere por esta causa. Se estima que para el año 2026, una de cada 9 mujeres sufrirá de esta enfermedad. En el país, un 85% de personas son diagnosticadas en estadíos avanzados, donde las posibilidades de curación son muy bajas.   

 

Al igual que los demás tipos de cáncer, células dentro de la mama sufren transformaciones a tal punto que se vuelven anormales, se multiplican y pueden invadir otras partes del cuerpo.

 

La mujer, por el solo hecho de ser mujer, está predispuesta al cáncer de mama. A medida que aumenta la edad, aumenta el riesgo; sin embargo, los hombres también pueden sufrir ésta enfermedad, un hombre por cada 99 mujeres con cáncer de mama se ve afectado.

 

La hormona principal implicada en la aparición de la enfermedad es el estrógeno, por lo cual, tener la primera menstruación antes de los 12 años y la menopausia después de los 55 años, el primer embarazo después de los 30 años, consumir estrógenos o terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia y tener abundante grasa acumulada alrededor del abdomen en la menopausia, se convierten en factores de riesgo dado que se relacionan directamente con la producción estrogénica.

 

Por otra parte, el haber tenido cáncer de mama u ovario, familiares como madre o hermanas con cáncer y consumir alcohol y cigarrillo son también considerados factores de riesgo. Por el contrario, la lactancia materna es un factor que ayuda a disminuir el riesgo de cáncer de mama, entre mayor sea el tiempo de lactancia, mayor es la protección.

 

La detección temprana se acompaña de un buen pronóstico y posibilidades altas de curación. Por eso, es importante que al notar masas, hoyuelos, piel como la de la naranja, el pezón hacia adentro, salida de sangre por el pezón, cambio de tamaño o enrojecimiento del seno y/o una úlcera, consulte de manera inmediata. Estos síntomas los puede notar cuando usted se realice el autoexamen de mama.

 

El autoexamen de mama es una práctica de rutina que se debe realizar cada mes, una semana después del inicio del período menstrual a partir de los 20 años de edad. Consiste en observar y palpar las mamas.