Día Mundial del síndrome de Down

Thursday, March 21, 2019

En el 2011 la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 21 de marzo como el “Día Mundial del Síndrome de Down”, un día internacional para generar una mayor conciencia pública al recordar la dignidad inherente, la valía y contribuciones de las personas con discapacidad intelectual.

Este año la celebración se centra en el lema "No dejar nadie atrás", pues todas las personas deben tener la oportunidad de disfrutar de su vida plenamente, tanto en igualdad de condiciones con las demás, como en el resto de aspectos de la sociedad.

 

¿Por qué se genera?

Los seres humanos cuentan con dos copias de cada cromosoma. En el caso del síndrome de Down, se detecta una anomalía en el cromosoma 21, pues se presentan 3 réplicas del mismo. Este material genético adicional provoca los cambios en el desarrollo y en las características físicas de la persona.

El síndrome de Down es el síndrome cromosómico más conocido y fácil de identificar por las características físicas que genera en los niños y adultos, algunas de las más frecuentes son las siguientes:

 

· Rostro aplanado

· Cabeza pequeña

· Cuello corto

· Lengua protuberante

· Párpados inclinados hacia arriba (fisuras palpebrales)

· Orejas pequeñas o de forma inusual

· Poco tono muscular

· Manos anchas y cortas con un solo pliegue en la palma

· Dedos de las manos relativamente cortos, y manos y pies pequeños

· Flexibilidad excesiva

· Pequeñas manchas blancas en la parte de color del ojo (iris) denominadas «manchas de Brushfield»

· Baja estatura.

 

Factores de Riesgo

Aunque no se conocen factores de conducta o ambientales que provoquen el síndrome de Down, su probabilidad de aparición crece en función de la edad de la madre. Así, cuando la progenitora supera los 40 años, uno de cada diez niños nacidos lo presenta.

 

Otro factor que puede generar una mayor posibilidad de tener un niño con síndrome de Down para la mujer, es si ya se ha tenido un niño con este mismo diagnóstico.

 

Cómo tratarlo

No hay un tratamiento específico. Sin embargo, se cuenta con soluciones para las patologías que se presenten con el paso del tiempo, por ello las revisiones programadas y asistir responsablemente a los controles de atención médica de rutina son necesarios.

Resulta fundamental un plan de estimulación temprana, pues los bebés con síndrome de Down, por lo general, crecen más lentamente y son más bajos que los niños de la misma edad, en concreto, durante los 6 primeros años de vida. Esto supondrá una gran ayuda para su desarrollo y autonomía.

 

Asmet Salud EPS reconoce la importancia de dar una atención médica integral para mantener un estilo de vida saludable en  las personas con síndrome de Down, propendiendo así por sus derechos e integridad.