El linfoma, se puede detectar a tiempo

Thursday, September 6, 2018 Tags: narino

El linfoma es un cáncer que se origina en el sistema linfoide. Este sistema abarca lo relacionado con las defensas del cuerpo y además forma parte del transporte del organismo. Cuando la enfermedad se produce, los linfocitos se hacen malignos y se multiplican de forma desordenada, generalmente a nivel de los ganglios linfáticos.


Estos últimos se encuentran repartidos en el cuello, las axilas, el pecho, el abdomen y la ingle por lo que regularmente, el síntoma más importante es la presencia de ganglios inflamados o “bultos”, indoloros, que no mejoran con el paso del tiempo y que pueden aparecer en partes poco comunes, como en la región que se encuentra arriba de la clavícula o en las axilas.

 

Además de este síntoma, se puede producir fiebre sin razón aparente más de tres días, sudores nocturnos, pérdida de peso (más del 10% en los últimos 6 meses), picazón en el cuerpo, dolor abdominal (inflamación del bazo) y fatiga. 

 

El diagnóstico definitivo se hace a través de la toma de biopsia del ganglio inflamado y el tratamiento aunque depende del estadio y clasificación del riesgo del linfoma, generalmente consiste en quimioterapia, radioterapia y en ocasiones, trasplante de médula ósea.

 

Tipos de Linfomas

Existe el linfoma Hodgkin (LH) y No Hodgkin (LNH), siendo el primero el más común y de peor pronóstico. Las principales diferencias entre ellos radican en las características de las células malignas, localización, diseminación, afectación de zonas del cuerpo específicas, edad de presentación, pronóstico, entre otros

 

Si bien los factores de riesgo son poco conocidos es importante el diagnóstico temprano, ya que posibilita la curación y mejora la calidad de vida. Entre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar el linfoma se encuentran: factores hereditarios, estados de inmunosupresión como la presencia de VIH o haber recibido un trasplante, infección por el virus de Epstein Barr exposición a sustancias químicas de uso ocupacional y/o industrial como plomo, plaguicidas, solventes, etc.

 

Hasta el momento no se conoce forma de prevenir el linfoma, dado que se conoce poco acerca de sus causas. No obstante, infecciones como VIH y virus de Epstein-Barr – VEB sí pueden prevenirse y aquellos pacientes trasplantados deben someterse a rigurosos seguimientos.

 

Con corte a primero de enero de 2018, Asmet Salud EPS ha identificado 365 personas con linfoma, de los cuales hay 173 mujeres (47.3%) y 192 hombres (52.6%) con este diagnóstico. En relación la gran mayoría de casos se encuentran distribuidos así: Cauca 62, Risaralda 53, Quindío 52 y Caquetá 37 para un total del 56% de los casos.

 

Dado que los síntomas se pueden confundir con infecciones o cuadros virales, puede retrasarse el diagnóstico, pero es importante estar alerta a la presencia de ganglios inflamados y consultar a la IPS más cercana. Además del diagnóstico temprano, el tratamiento oportuno y el establecimiento de fuertes redes de apoyo familiar y social juegan un papel fundamental en la fase de tratamiento.

 

Por: Paula Andrea Tose, Referente Nacional de Cáncer de Asmet Salud EPS